RasPi: cómo instalar Raspbian sin pantalla, teclado ni ratón

En el día de hoy me he visto obligado a hacer una instalación de una Raspbian en Raspberry Pi sin disponer de teclado, ratón ni monitor. Tan solo mi portátil, una Pi, una SD, un cable de red y un cable USB… (gracias Sr. de Sistemas, se lo ha currado!!!).

En fin, la solución es sencilla, pero podría no ocurrírsete si no le das un par de vueltas, como me ha sucedido a mi. Por eso os voy a explicar de manera rápida cómo conseguirlo sin demasiado esfuerzo…

Qué necesitamos

  • Por supuesto, nuestra Pi
  • Una SD de al menos 4Gb
  • Una imagen de Raspbian (es el sistema operativo que yo instalaré)
  • Un cable de alimentación o un cable USB / Micro USB
  • Un cable Ethernet con conexión directa a un router de tu red local
  • Un PC o portátil
  • Un intérprete de SSH, como Putty
  • El archiconocido Win32DiskImager
  • La necesidad de tener que hacerlo, y que no sea solo por gusto…

Procedimiento

  • Prepara la SD: copia la imagen de Raspbian mediante Win32DiskImager, tal y como si fueras a instalarla normalmente
  • Una vez finalizada la copia, tenemos listo Raspbian para iniciar la primera vez, pero no podremos… ya que no tenemos teclado, ni monitor, ni… así que no la inertes aún en la Raspi, sino que te vas a la unidad de la tarjeta desde el pc, abre un navegador de ficheros y localízala
  • Editamos el fichero cmdline.txt, que encontrarás en la raíz de la tarjeta, y añadimos al final del todo, tras la sentencia rootwait la sentencia ip=192.168.0.2 (aquí deberás poner una ip interna que esté dentro de tu red local, y que no esté siendo utilizada por ningún otro equipo de la red)

    • NOTA: Si no dispones de un router a mano o tienes wifi, lo que podrás hacer es desconectarte de la red y crear un módem nulo mediante el cable de ethernet, de modo que tu pc tenga una ip del rango, por ejemplo 192.168.0.1 y asignar a la pi la comentada, 192.168.0.2. De este modo podrás acceder directamente a ella como si de una red local se tratara…
  • Una vez editado el fichero, extraemos la SD del lector de tarjetas y la insertamos en la Raspi
  • Arrancamos la Raspi y cuando las llucecillas hayan dejado de parpadear, accedemos a la ip asiganada desde una aplicación de cliente SSH, como Putty

Si has seguido todos estos pasos, se te pedirá que te loguees como usuario, que será pi / raspberry, como de costumbre.

Ahora ya estás conectado a tu Raspi, sin la necesidad de teclado ni monitor. Estás conectado via SSH, así que es totalmente funcional, desde consola.

Lo primero que os recomiendo tras acceder por primera vez es que os configuréis una conexión definitiva a la red, para poder deshacer todo este tinglado que hemos montado. De este modo podremos conectarla definitivamente con ip dinámica (dhcp) o estática, como normalmente haríamos una vez instalado Raspbian…

Si no sabéis cómo hacerlo, os recuerdo un post mío de hace ya algunos meses para configurar la wifi.

Suerte!

Jordi

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *